Counseling . Consultoría Psicológica

LA COMIDA Y EL AMOR

Venimos al mundo indefensos, necesitados del otro para sobrevivir. No nos paramos en nuestras piernas al salir del vientre de nuestra madre, no podemos refugiarnos de los peligros del afuera sin ayuda, nuestra comunicación es básica, nuestro cuerpo es frágil y sin alimento nuestros días serán contados.

Entonces aparece ese Ser Bendito, Todopoderoso al sentir de nuestra indefensa existencia; al que nos entregamos en cuerpo y alma, en el que perdemos nuestra mirada implorando que se quede para siempre allÍ, mientras nuestra piel se toca como una suave caricia, el aroma del otro se vuelve nuestro, y a través de ese dulce y cálido líquido que succionamos con desesperación nos sentimos abrigados, en calma, seguros… completos.

Hemos reconocido en ese acto, unidos al pecho de nuestra madre o en los brazos de quien nos alimente, un vínculo de extremo placer, que nos protege, nos contiene, nos serena y, por sobre todo, nos mantiene con vida… Hemos reconocido nuestro primer vínculo de Amor.

A partir de entonces, lo sepas o no, tus emociones y tu manera de comer, irán de la mano a lo largo tu vida.

PE.

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion

© 2018 TIEMPO DE CAMBIO

Tema de Anders Norén