Tiempo de Cambio

EL CUERPO PACIENTE

Tu cuerpo te habla: te dice si estas lleno, o aún hambriento. Dice siéntate y descansa, dice abrázame que tengo miedo o acompáñame que me siento solo. Dice saltemos de alegría y festejemos; o ya no más, así es suficiente.

Tu cuerpo conoce: Lo que te sucede, lo que necesitas, lo que sobra, lo que lastima, lo que añora; lo que deseas y sueñas.

Tu cuerpo reacciona: con lágrimas o risas, con sacudones y temblores, con cosquillas o mariposas en la panza… con dolor, con ojos cerrados o bien abiertos, con sudor, con rubor… con amor.

Tu cuerpo es sabio y esperará pacientemente a que la mente se rinda y cese el bullicio, y hasta ese entonces, te enviará señales para que pongas tu atención en él.

Porque él realmente te conoce, porque no pudieron condicionarlo con creencias que limitan, porque sabe que el mensaje que te entrega es importante, y porque en él habitan tus experiencias.

Tu cuerpo es paciente porque reconoce la importancia del tesoro que en el anida; el lleva tu vida.

P.Escot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *