Mindfulness, o la práctica de la atención plena, es la oportunidad de vivir más conscientes el momento a momento. Estar realmente presentes en nuestro transcurrir cotidiano es el antídoto contra el estrés, la ansiedad y muchos otros malestares que nos impiden vivir con plenitud y cultivar el estado de bienestar que tantos anhelamos.

Poner el foco en nuestro cuerpo, aceptar sin juzgar y sin querer modificar sus sensaciones permiten un redescubrimiento de nosotros mismos y de lo que nos rodea.

Apenas 20′ diarios son suficientes; un lugar cálido y tranquilo, un momento en tu agenda sin interrupción y, por sobre todo, la intención que pongamos en nuestra la práctica, serán la llave a una nueva manera de estar en el mundo.

Ser feliz, aquí, ahora, así…